Mamá quiero ser youtuber

  • La profesión de youtuber o influencer se ha colado entre las cinco preferidas para los niños de entre 4 y 16 años.
  • Las nuevas tecnologías nos permiten aprender de cualquier persona sobre cualquier asunto.
  • La información viaja, se comparte, se actualiza, es de todos.

¿Quién recuerda ver en casa, en la mejor estantería del salón, una enciclopedia Larousse, o más bien, una colección de enciclopedias? Cientos de miles de páginas y artículos para encontrar casi cualquier cosa que estuvieras buscando.

Tanto para los comerciales que las vendían a puerta fría, como para los usuarios que las utilizaban, mayormente de clase alta, mucho han cambiado las cosas. 

Con el paso de los años, surgió el fenómeno de internet y, poco a poco, se fue instalando en la mayoría de los hogares. Esto trajo consigo la democratización del acceso a la información. 

La información viaja, se comparte, se actualiza, es de todos. Cualquier persona que tenga algo que aportar puede llegar a cualquier rincón del mundo y ofrecer su sabiduría. Y cualquier persona que necesite aprender algo, puede encontrarla con mayor facilidad y acceder a infinidad de fuentes. 

Hoy en día la tecnología se nos está haciendo imprescindible. La necesitamos en nuestro día a día, no solo para comunicarnos, también recurrimos a ella cada vez que no sabemos la respuesta a una pregunta. 

“Confío en el poder de internet para aprender sobre cualquier cosa. Desde lo más sencillo, hasta adquirir una nueva habilidad. Cualquier información que busques, la encontrarás en internet y eso es maravilloso”.

Y es que ahora la información está en todas partes, pero YouTube es uno de esos canales que aporta conocimiento y enseña la forma en la que se hacen las cosas. A través de los videos no solo aprendes la teoría, sino también la práctica. Es un canal perfecto para aprender viendo y escuchando. 

Ya lo revelan las encuestas, cada vez son más los jóvenes que, a la pregunta qué quieres ser de mayor, responden youtuber. Esta nueva profesión se sitúa en la quinta preferida por los niños entre 4 y 16 años.

Ellos han crecido con esa forma de aprender. A través de los videos descubren, exploran y entienden. Para ellos no existen fronteras y comprenden perfectamente lo que ven, aunque el video esté en otro idioma o la persona que les habla no se parezca a ellos. 

Lo que pasa es que la sociedad no lo ve como algo bueno, sino como un canal en donde desperdiciar el tiempo. Donde pasar horas viendo videos sin ningún provecho. Sin embargo, somos los adultos los que, cuando necesitamos buscar un tutorial sobre cualquier temática o resolver una duda, recurrimos a este medio porque entendemos el potencial que tiene.

Supongo que tiene que ver con el miedo a lo desconocido. Es una nueva profesión que hasta ahora no existía y rompe con esa seguridad de tener un trabajo estable y con un salario fijo. Pero al igual que esta, surgirán nuevos puestos de trabajo que aún ni siquiera conocemos. 

Por eso, si mi hij@ me dice que de mayor quiere ser Youtuber, le diré adelante. Porque lo que me quiere decir es que quiere aportar valor, conocimiento y experiencias. Algo que sabe hacer y se le da bien lo quiere compartir con todo el mundo. ¿Qué hay de malo en eso? Además, una de las mejores formas de aprender es enseñando a los demás, ¿verdad?

Hoy es a través de Youtube pero, ¿qué será dentro de unos años?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *