¿Qué son los negocios H2H? ¿Por qué es importante el H2H?

¿Habías oído hablar del modelo de comunicación H2H?

Detrás de cada marca hay humanos que se dirigen a humanos, que hablan el mismo idioma, que le preocupan las mismas cosas y que viven en el mismo contexto. No importa qué producto o servicio venden porque detrás de cada una de ellas, hay un ser humano vivo que respira y que toma decisiones sobre la compañía.

Vivimos en una era altamente digitalizada donde los procesos automatizados prevalecen sobre las relaciones humanas. Pero ahora más que nunca debemos tener en cuenta que este elemento humano puede ayudarnos a diferenciarnos en un mundo donde la comunicación es impersonal y está saturada. Humanizar el marketing genera confianza y tener en cuenta las emociones de las personas favorece el proceso de toma de decisión de compra.

No importa si tu negocio es B2B ( Business to Business, es decir, de empresa a empresa,) o B2C (Business to Consumer, de empresa a consumidor final) porque los humanos estamos hecho de emociones y es muy importante tener en cuenta qué sienten las personas con las que nos relacionamos.

Según el producto o servicio que vende tu empresa, estarán presentes unas emociones u otras. No será lo mismo vender una casa, que tiene un poder de decisión altamente emocional, que un producto de primera necesidad en el cual se toman decisiones puramente racionales.

El objetivo de todas las empresas es vender y que las elijan a ellas antes que a otras. Por eso hay factores que necesitamos cuidar durante el proceso de venta para poder ofrecer la mejor experiencia de cliente. No es lo que vendo, sino cómo lo vendo. Venta honesta, que genere confianza y que perdure en el tiempo para que pueda ser recomendada. 

Los principales aspectos a cuidar serían:

  1. Cada cliente es único y tiene que percibirlo. Supera las expectativas que ellos tienen sobre tu empresa. 
  2. El personal de la empresa es prioritario y debe ser el embajador de tu marca. Necesita tener integrada la cultura, la estrategia, los sistemas y procedimientos del negocio.
  3. Haz que sienta que le hablas de tú a tú. Personaliza los mensajes, las experiencias y la atención. 
  4. Escucha proactiva, no somos perfectos y escuchar las quejas de nuestros clientes no ayudará a mejorar. El Technical Assistance Research Programs, publica que solo 1 de cada 26 clientes se queja. Los otros 25 que no lo hacen suelen tener muy claro que no volverán a contratar nuevamente esos servicios o consumir dichos productos.
  5. Contacto directo con la empresa 24/7 y a través de cualquier canal. Dar la oportunidad de que nuestros clientes puedan ponerse en contacto con nosotros y dar una respuesta en la mayor brevedad posible. Es importante tener automatizado este servicio para poder contestar en tiempo real.
  6.  Información clara relativa al producto o servicio que ofrecemos. Nuestros clientes no son expertos del producto o servicio que vendemos, por tanto, tendremos que adaptar la información al público objetivo para que sea capaz de entenderla.

¿Pones en prácticas estos aspectos por pequeña que sea tu empresa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *